Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 6 El Gobierno de Dios, Libro 1

5. Cuando el cielo está sereno, también el suelo lo agradece; pero cuando empiezan fuertes vientos, pronto también se presentarán nubarrones y empezará a oscurecer.

6. Vuestras avideces son como los vientos violentos que os colman de toda clase de preocupaciones que en vosotros cortan el flujo de la Luz de la Gracia, al igual que el viento que empuja las nubes que cortan a los rayos de la luz el paso a la tierra.

Capítulo 6 Vista móvil Aviso legal