Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 6 El Gobierno de Dios, Libro 1

1. Ahora alza tu vista desde la Tierra hacia el Sol, ¡que es un fiel retrato de los renacidos!... Si te fijas bien, verás que de vez en cuando se presentan manchas en su cinturón. “Conforme a la naturaleza”, decís, “se trata de erupciones desde su interior, parecidas a las de los volcanes en nuestra Tierra”. Os digo que son arrebatos de ira de la Divinidad y pequeñas manifestaciones de su gran Poder destructor que en el ámbito de la naturaleza de la Tierra frecuentemente se muestran en forma de temporales. Pero en el Sol, en estas ocasiones, el Amor se vuelve tanto más activo y apacigua todo con mareas vivas del mar ilimitado de su Gracia misericordiosa. Y ves, todo vuelve a entrar en su mejor Orden. Porque fuera de este Orden dentro del cual fue hecho todo lo que existe y en el que Yo desde eternidades soy el eterno Amor mismo, nada puede existir ni originarse. El que hace mal uso de su libertad y viola este Orden, él actúa en contra del Amor y de la Vida y perecerá eternamente.

2. Ahora acabas de ver el Sol y de enterarte de su naturaleza –– una naturaleza que es simple y que tiene que ser así, para poder conservarse para la finalidad para la cual el Orden del Amor la ha previsto.

3. Ahora dirige tu visión hacia el renacimiento del espíritu... al pueblo de Dios, a la Ley del Amor, y a la Vida en toda libertad en la Luz de la Gracia que emana de las aguas de la Misericordia –– y el Sol se descubre ante tu vista, sin que nada te quede oculto...

Capítulo 6 Vista móvil Aviso legal