Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 2 El Gobierno de Dios, Libro 1

Y a mis siervos diles: ¡Mis cargos no son oficinas de cambio! Porque aquel que me sirve a causa del dinero no me sirve por amor a Mí... Y el que no me sirve motivado por el amor, su servicio me es tan desconocido como Yo soy desconocido para él; con lo que entre nosotros las cuentas ya están claras... ¿Cómo podría ser un siervo fiel aquel que con descaro sin autorización del Amo vende los tesoros de Él? Iscariote me vendió al menos por treinta monedas de plata, sin saber qué era lo que iba a suceder, porque estaba en la oscuridad y andaba perdido. Pero ahora ––ya martirizado, matado y resucitado–– me podéis conseguir en todas partes y en cada momento a un precio tirado. Oh, ladrones asesinos, ¿con qué os voy a comparar? ¡Sois el engendro de dragones y culebras! ¿Así me servís? Ya por mi querido Pablo hice comunicar que aquel que sirve al altar también viva de él –– pero, por supuesto, solamente tras las obras del amor que produce todo lo que es bueno... Pero vosotros no producís obras de amor... ¡Por esto sois unos ladrones y asesinos alevosos del Evangelio y de toda la Verdad! Sabed: ¡Tal obra tal pago! El Amor no se consigue por dinero, sino únicamente por amor. Yo soy el Amor en sí –– y no se me consigue sino mediante el amor... A todos vosotros os “compré” mediante el Amor, con lo que de todos vosotros no exijo otra cosa sino amor... De modo que el que me quiera servir, que me sirva en el amor –– porque en el Amor morí por él en la cruz... Y quien quiera venir a Mí, que venga en el amor –– porque mi Amor sangraba por él en la cruz... – El Gobierno de Dios, Libro 1, Capítulo 2, Párrafo 11

Capítulo 2 Vista móvil Aviso legal