Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 2 El Gobierno de Dios, Libro 1

El que ha cumplido con su cometido de la verdadera penitencia, que venga a Mí para que Yo le acoja como a un hijo perdido. Porque el siervo puede aconsejar, pero Yo puedo actuar. El siervo puede instruir, pero la Redención es asunto mío. El siervo puede rezar, pero únicamente Yo puedo bendecir. El siervo tiene que respetar la reglamentación, pero la Gracia es derecho exclusivo del Señor. Por esto, ¡que ante los siervos no se olviden del Señor! – El Gobierno de Dios, Libro 1, Capítulo 2, Párrafo 6

Capítulo 2 Vista móvil Aviso legal