Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 23 El Gobierno de Dios, Libro 1

16. Sólo Caín tomó la palabra, consternado, y preguntó tristemente: «Oh Hanoc, gran soberano y anteriormente hijo mío, dime con justicia conforme a tu corazón: ¿Acaso tu padre y tu madre no están exentos de todo lo que mandaste sabiamente a tus súbditos, conforme a tu parecer? Ya que me tratas como a mis hijos, entonces dispón por lo menos que ellos alimenten a su padre y su madre. Porque ya somos ancianos y nos hemos vuelto débiles. O permite que podamos irnos de aquí hasta al fin del mundo, para que ya no tengamos que ver la gran aflicción de nuestros hijos que viven en la miseria bajo el yugo pesado de una justicia arbitraria».

Capítulo 23 Vista móvil Aviso legal