Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 28 El Gobierno de Dios, Libro 1

La deliberación de los diez soberanos

1. Como de todos los que ya habían hablado nadie se atrevía a presentar una réplica, finalmente se levantó Molakim y se dirigió a Farak, clavando sus ojos directamente en él: «Hermano, tu discurso fue mordaz pero dio en el blanco de cada uno de nosotros. No obstante, en lo que se refiere a nuestros discursos, también el sentido de estos es bueno y justo –– menos el rechazo de Hanoc... sólo que estaban infamados por viles avideces íntimas que se despertaron en nosotros ante la evidencia de las soberanías que nos habían sido confiadas tan repentinamente.

2. Pero si exterminamos estas avideces desvergonzadas en nosotros para volvernos verdaderos hermanos ––también del pueblo como también de Hanoc, en la medida justa–– entonces, acaso, ¿continuaremos siendo canallas?».

3. «La avidez es la vida de la voluntad. Si extermináis toda clase de avideces en vosotros, después, ¿a base de qué vais a actuar como soberanos? Por esto, ¡que nadie de vosotros ahogue sus avideces que son una chispa del Amor de Dios, sino que cuide de que ellas no se despisten!

4. Nuestras avideces tienen una tendencia correcta si procuran ganarse a Dios en el ámbito de su Amor, y si conforme ello influyen en todas nuestras acciones según la comprensión de la más noble voluntad en nosotros... voluntad que mantendrá nuestro amor propio en toda humildad, transmitiéndole la noción de su pequeñez y extrema debilidad.

5. Tendencias incorrectas de las avideces son el egoísmo y la ceguera y sordera de nuestra voluntad ante el prójimo –– avideces que se orientan únicamente en las propias necesidades.

6. Estas avideces se hinchan en nosotros porque aumentan cada vez más y, por su peso, aplastan la humildad, engendrando la soberbia... un estado del que el hombre quiere liberarse de semejante carga. Pero dado que como ciego no ve y como sordo no oye ni se entera de lo que le pudiera ayudar, en su avidez despistada se agarra a todos los medios imaginables que su egoísmo puede discurrir. De esta manera los hombres nos llenamos cada vez más con cargas cuyo exceso aplasta la Vida de Dios en nosotros y nos reduce a animales –– mera materia de la tierra en la que mora la muerte, tanto como en el fuego y en el agua, en el aire y en la tierra, siendo la Tierra una madre de la carne o de la muerte... porque donde haya carne, también hay muerte. De modo que todos moriremos –– en lo que se refiere a nuestra carne.

7. Aquel que es llevado por su amor propio, él vive en el ámbito de su carne... con lo que tiene avidez por aquello que le acarrea la muerte que se instalará en sus avideces y le capturará en todas las fibras de su vida, de modo que le consumirá y matará. De esta manera, lo que quedará de él, no serán sino las inmundicias de la muerte que abonarán los campos en los que está sembrado el fruto de la perdición. Ahora lo sabéis todo. Actuad con conformidad y vivid, o haced lo que queráis y morid».

8. De nuevo, Molakim tomó la palabra: «Hermanos, me conocéis a mí y mi función, y sabéis que no fui elegido por Hanoc ni tampoco por el pueblo, sino que con excepción de Farak todos vosotros me indujisteis para que mintiera a Hanoc, con lo que también al pueblo. Siendo así, tenía que descubrir mi maña únicamente ante vosotros. Pero ahora echo todos estos artificios a los pies de Farak y os digo francamente: El día que descendiere un Dios de los Cielos, ¡su plática no podrá ser más sabia que la de Farak!

9. Reconozco francamente que si él no fuera nuestro hermano, ¡me echaría a sus pies para adorarle! Pero él es un hombre de carne y hueso como nosotros... ¿De dónde, pues, le viene semejante sabiduría?

10. Ved, yo soy tan ciego y sordo como vosotros. Pero oigo un susurro dentro de mí que me dice: “¡He aquí que Dios habla por la boca de Farak, invisiblemente! –– ¡A esta voz debemos escuchar, hacerle caso y actuar conforme, para que tengamos la Vida! Porque de lo contrario las lágrimas de nuestros hermanos se acumularán en una avenida de las aguas y nos ahogarán a todos en nuestra gran sensualidad, nuestros engaños y nuestra astucia”».

11. Estas palabras inspiraron también a Uvrahim que se levantó y dijo: «¡Amén! –– ¡Gracias al Dios antiguo por haber abierto la boca de Farak, nuestro hermano, sin el cual todos habríamos perecido! Porque ya estabamos presos en nuestras avideces fatales donde el uno quería ser el traidor del otro, con lo que de una manera u otra, de todos modos nos habría alcanzado la muerte –– el juicio justo desde las alturas de la Santidad o desde la profundidad de la ira del Dios antiguo.

12. Yo fui un gran lisonjeador, con lo que hice más mal que vosotros y a Hanoc a la fuerza. Porque sin mí, hace tiempos que Hanoc ya habría abandonado la idea de su divinidad que yo le había metido en la cabeza ––discurrida por Uvrak con la ayuda de Nohad y de Thahirak–– dado que él repetidas veces ya me había indicado secretamente que, íntimamente, todo esto de la divinidad le causaba mucho miedo y que de día y de noche, cuando se encontraba solo, le ocasionaba un continuo desasosiego. Por esto muchas veces ya había maldecido esta idea desafortunada de Uvrak, porque ante el pueblo ya no podía deshacer lo hecho... a pesar de que esa idea acerca de la divinidad en su pecho le quemaba más que el fuego...

13. Por esto ved: Ahora mismo me quito todas mis lisonjas de encima, convencido de que la sabiduría de Farak poco a poco podrá curar esta gran herida de nuestro hermano, al igual que su sabiduría a todos nosotros nos ha abierto los ojos para que podamos ver el gran abismo a cuyo borde quebradizo nos encontrábamos todos los nueve, sin sospechar del gran peligro en que nos encontrábamos...

14. Y tú, apreciado hermano Farak, sé para nosotros un fiel indicador del camino hacia la Luz de las Alturas del Dios verdadero que para nosotros se nos había vuelto un extraño al igual que el patriarca Adán, y guíanos conforme a la Voluntad del único Dios verdadero que te es conocida... guíanos a nosotros y a todo el pueblo –– a nuestros pobres hermanos inocentes que tuvieron que sufrir tanto a causa de nuestra maldad ilimitada... Hermano, únicamente tú conoces la Voluntad de lo Alto. Por esto, con la Gracia de Dios, todos vamos a cumplir minuciosamente con todo lo que a ti te parezca bien.

15. Por este motivo deposito mi soberanía a los pies del amigo del Dios verdadero, y seré feliz si tan sólo puedo considerarme un servidor fiel de aquel único en este país que entre tantos miles ha encontrado la Gracia ante Dios, el único verdadero, sin igual.

16. Ahora oíd mi voluntad bien ponderada: Que la ciudad de Farak para todos nosotros sea una ciudad santa... Allí siempre vamos a pedir un consejo sabio para que luego podamos actuar sabiamente. Que nuestro hermano Farak sea nuestro soberano y guía ––conforme a la sabiduría de Dios inherente a él–– y que sea el centro de contacto entre nosotros, Hanoc y el pueblo... de ninguna manera para que nos consideren como soberanos... porque una vez habiendo conocido la Sabiduría de Dios, todo esto carece de importancia... sino únicamente para que nos volvamos dignos de ser considerados como unos siervos fieles y devotos que se alegran del bien de los pueblos... que se alegran de la Sabiduría de Dios en nuestro hermano Farak... y que se alegran de la plena convalecencia de Hanoc y de todo el pueblo.

17. Y tú, hermano Farak, mírame con tu sabiduría; ¡y para todos nosotros sé un hermano, un soberano, un guía, un consejero y un amigo sabio!».

18. Estas palabras de Uvrahim animaron de nuevo a Thahirak y a los otros que antes de que hablara Farak habían hablado palabras hipócritas llenas de interés personal. Thahirak era un portador modelo de toda clase de mal que incluso se arrogó derechos divinos y se atribuyó mi Santidad eternamente sagrada, mi Justicia, mi Amor y mi Omnipotencia –– incluso toda la Creación y pretendía poderla destruir con un solo dedo... porque, como dijo, consiguió conocer mis “manejos”; de modo que incluso se atrevería medirse con mi Fuerza y desafiar mi Omnipotencia. Pero como Yo por causa de mi Amor no quería sacar la espada de mi ira contra un gusano terrestre ––Yo, el Infinito contra la nada––, él le dijo a cada uno que mi “debilidad” temía la fuerza de él...

19. Y tú, escribiente mío, ¿qué dices tú ante semejante desafío?

20. ¡Pero te digo que este disparate no fue ni mucho menos tan absurdo como todos los que vosotros me soltáis hoy en día, y que son mil veces más viles!

21. Fíjate tan sólo en los fundamentos de vuestro sacerdocio: Cuando habla el “Padre Santísimo” mundano desde su trono, Yo tengo que callarme... porque si él se enterara de que Yo hablo con mi escribiente, este tendría que temer por su vida natural.

22. No hará falta definir más detalladamente qué es con todo esto con lo que me provocan –– por muy poco tiempo todavía... ¡Pero volvamos sobre el particular!

23. De modo que Thahirak empezó a dirigir un discurso poderoso a la asamblea, y en pocas palabras dijo: «Hermanos, que todos habéis hablado tan sabiamente que me he sobresaltado hasta en el fondo más íntimo de mi maldad... he visto mi nulidad y mi debilidad absolutas, y he percibido la gran injusticia de todas mis acciones... Me consta, hermano Farak, que ante tu sabiduría no hace falta que exponga todas las barbaridades que cometí, porque incluso los menos sabios saben más que de sobra cuáles eran mis funciones y mi especialidad en toda clase de sacrilegios.

24. Ved, yo soy demasiado malo para que en vuestra asamblea presente cualquier excusa. Por esto sólo os digo que soy la base de todo el mal entre vosotros, el pueblo y Hanoc; y también por esto no reivindico soberanía alguna, ni tampoco servidumbre, porque lo único que me corresponde es que me deis la misma suerte que le ha tocado al padre Caín. Sólo de esta manera se podrá extraer las bases de toda maldad del edificio flojo de todo sacrilegio, para que este se derrumbe y en su lugar, para siempre, se pueda erigir un edificio de la sabiduría justa de Farak –– la sabiduría que surge de Dios el Verdadero y el Poderoso.

25. Ved, hermanos, éste es el único premio que merezco más que nadie de todos vosotros... un premio más que justo, sobre todo ante el hecho de que ahora sé que el Dios antiguo ya no puede concederme su Gracia ni su Misericordia por la manera vil que he blasfemado contra Él.

26. Ahora he terminado y espero en toda humildad el juicio bien merecido, emitido por la sabiduría divina y justa de Farak.

27. De vuestra compasión depende si en mi huida puedo llevar a mi mujer y a mis niños, siguiendo las huellas de Caín. ¡De modo que se cumpla en mí la voluntad de Farak!».

Capítulo 28 Vista móvil Aviso legal