Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 5 El Gobierno de Dios, Libro 1

1. Quien tiene oídos que oiga, y quien tiene ojos que vea; voy a descubriros un gran secreto para que veáis cómo vuestro Padre santo tan lleno de Amor se os manifiesta fraternalmente. Porque los hijos tienen que estar al corriente del gran Gobierno de su Padre desde la eternidad.

2. Desde la eternidad, la Divinidad fue la Fuerza que penetra las infinitudes de toda infinitud, con lo que era, es y siempre será la Infinitud misma. En el centro de su profundidad, desde la eternidad, fui Yo el Amor y la Vida misma en ella. Pero fíjate: Estuve ciego como un embrión en el seno de su madre... Pero la Divinidad se complació en su Amor y se arrimó cada vez más a él... A eso el Amor ahí en el centro se calentó más y más... y hubo cantidades y más cantidades de la Divinidad que allí acudieron, y todos los Poderes y Fuerzas se lanzaron a la Divinidad.

3. Se levantó un gran bramido y el Amor fue inquietado y empujado por todos lados, de modo que el Amor temblaba hasta en su interior más íntimo. El Amor estaba consciente de ello y el bramido se volvió sonido. Y en el Amor el sonido se volvió Palabra, y la Palabra dijo: “¡Hágase la Luz!”. A eso en el Corazón ardió la llama del Amor encendido, y hubo Luz en todos los espacios de la infinitud.

4. Y Dios vio en Sí la gran Magnificencia de su Amor, y el Amor fue fortificado con la Fuerza de la Divinidad... De esta manera la Divinidad se unió con el Amor eternamente, y la Luz surgió del Calor.

5. Y mira: El Amor vio todas las Magnificencias en la Divinidad (cuyo número no tiene fin) y la Divinidad vio que todo esto le llegó del Amor. Y el Amor vio sus propios Pensamientos en la Divinidad, lo que le causó una gran alegría. Entonces el Amor se encendió de nuevo y las Fuerzas de la Divinidad lo rodearon bramando. Y mira: Incluso los mismos Pensamientos del Amor fueron Amor –– y hubo un sinnúmero de ellos...

6. La Divinidad vio su Magnificencia, y el Amor sintió su Poder. Y el Amor dijo a la Divinidad: “¡Consolidemos los Pensamientos acerca de la Magnificencia y proyectémolos fuera de nosotros para que se vuelvan libres y para que nos puedan percibir y ver como nosotros los vemos y percibimos, y como los vimos y percibimos aún antes de que la Luz iluminara sus formas!”.

7. La Palabra se transmitió a la Divinidad, y la Divinidad se volvió puro Amor. Y mira: La Divinidad pronunció su primer “¡Hágase!”... Y se creó un gran ejército de Espíritus afuera de Dios –– un número sin fin... y el Amor se vio infinitamente multiplicado y vio su hermosura infinita.

Capítulo 5 Vista móvil Aviso legal