Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 9 El Gobierno de Dios, Libro 1

24. Y ahora entérate de lo que ocurrió después: Como el eterno Amor aceptó el desafío y de esta manera, de antemano, ya se reconcilió con la gran Santidad de la Divinidad, esta comunicó su santa Voluntad en un susurro ya más delicado y, otra vez únicamente comprensible para el Amor, dijo con benevolencia:

25. “Tu gran Misericordia se ha revelado en Mí ante mis ojos omnividentes. Y en todo el sosiego de mi Santidad he reconocido tu gran Sinceridad y eterna Fidelidad... He contado las lágrimas de arrepentimiento de Adán y las de la tristeza de Eva, y ante tu gran Misericordia me he vuelto compasivo del todo.

26. Por esto voy a revocar mis sentencias. Y ahora mismo, conforme a tu petición, voy a aplicar Clemencia en gran plenitud y voy a reparar el daño causado por mis juicios. Nadie sino únicamente Yo puedo arreglar algo, porque solamente Yo soy bueno –– Yo, que soy el Padre santo... Lo que será mi nombre eternamente. Y Tú, mi Amor, eres mi Hijo... Y la Santidad que es el eterno vínculo todopoderoso de la Fuerza entre Tú y Yo y todo lo que ha surgido de nosotros, que sea el Espíritu santo que va a llenar todos los espacios y todas infinitudes en todas las eternidades. ¡Amén! –– Y esto os lo dice ahora vuestro Padre santo, lleno de Bondad. ¡Amén!

27. Y ahora, mi Hijo amado, dile a la pareja contrita y triste ––y grábalo profundamente en sus corazones–– que en adelante y hasta el fin de su vida terrenal cumplan sin faltar con los mandamientos del Amor y de la Misericordia. Y Yo, para cuando lo tengo dispuesto, les mandaré un Mediador entre ellos y Yo, para redimir la gran culpa y para disminuir el gran peso de su desobediencia.

Capítulo 9 Vista móvil Aviso legal