Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 3 La Fuerza Curativa de la Luz Solar

2. En vez de utilizar una taza de vidrio violeta podéis hacer servir una taza de arcilla cocida o completamente negra ó bien y aún mejor, la taza lacada en azul marino. También puede utilizarse una bandeja colocando en ella, en vez de las bolitas de azúcar, otro tipo de azúcar. Este azúcar, del tipo de cristal puro, tiene que ser fraccionado en trocitos del tamaño de un guisante (arveja o alverja) y procurando que un trocito no tape al otro. Exponed este azúcar siempre a la misma hora del día, tal como con la clase de azúcar anterior y durante un mínimo de dos meses. Durante la noche tapadlo bien, evitando así la entrada de aire, y guardadlo tan cuidadosamente como lo hicisteis con el anterior, en un recipiente oscuro:

3. Su utilización es la misma que en la forma de retener los rayos, anteriormente comentada, únicamente con la diferencia de que aquí la dosis ha de ser más fuerte que en la primera, puesto que las partes del azúcar que se encuentran en el recipiente de arcilla no reciben los rayos solares tan concentrados como en la primera solución.

Capítulo 3 Vista móvil Aviso legal