Help

jakob-lorber.cc

5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 resultados 160 - 180 de 12160

[GD 1.25.7] También fue testigo de mi Nacimiento y de mi nueva Creación mediante la mayor de mis Obras –– la Obra de la Redención. De esta manera también será conservado hasta la descendencia de mi Ciudad Santa a la Tierra ––proceso que ya está poniéndose en marcha–– donde será bien recibido como fiel portero porque, aparte de Mí, nadie conoce a la serpiente tan íntegramente como él, al que ha hecho faenas como a nadie más.

[GD 1.26.2] Hanoc había elegido a la mujer más guapa de todas y aún mantuvo dos concubinas; y se entregó sobre todo a la sensualidad. De esta manera empezó a perder la razón hasta que se olvidó de los asuntos de gobierno. Con lo que el poco raciocinio que le quedaba lo dedicó a la vida regalada, al esplendor, a la ropa fina y suave, y a la sensualidad.

[GD 1.26.4] Por supuesto, su servidumbre se dio cuenta de que él en su ceguera se había vuelto tibio. Listos y astutos como la serpiente misma, sus siervos empezaron a aquietar y distraer a su señor... y al mismo tiempo, pro forma como suplemento consentido por el soberano ––aunque fuera mentira–– consintieron a los súbditos toda clase de diversiones, mientras siguiesen trayéndoles más y más productos.

[GD 1.26.7] Pero, ¿cuál fue el resultado de todos estos engaños y fraudes? –– Lo peor que os podéis imaginar: Finalmente los siervos consiguieron usurpar el gobierno convenciendo a Hanoc de que ya no era soberano sino dios, y que sería indigno para él si ante su propia alteza y majestuosidad indecible todavía diera leyes a los gusanos terrestres... y que ellos, sus siervos, por sumo respeto ante su sublime santidad ya se encargarían de este negocio tan indigno para él; con lo que sólo tenía que hacer un gesto con la mano para indicarles su conformidad o disconformidad, y aceptar con condescendencia los tesoros que ellos acumulaban para él.

[GD 1.26.9] Y si alguno de entre ellos entra en la gracia ––por haberle consagrado su hija extraordinariamente bonita–– que a él le levanten enseguida del suelo para que pueda contemplar el semblante de la dignidad divina del señor de todo poder y toda fuerza que le concede volverse un ciudadano de la ciudad santa del sublime dios Hanoc.

[GD 1.26.10] Estas adulaciones por parte de sus siervos lisonjearon a Hanoc de tal manera que enseguida estuvo de acuerdo. –– Ay, ¡necio de él!

[GD 1.26.11] De esta manera la servidumbre había conseguido lo que desde hace mucho tiempo ya anhelaba: La legislación y la sanción de todo el gobierno... De esta manera en vez de uno solo, de repente hubo diez soberanos que no hicieron la mínima diferenciación entre seres humanos, hermanos y animales –– a no ser que distinguieran entre bestias racionales y no racionales... Y sólo cuando uno de estos animales racionales supo hacer algo favorable para los soberanos, entonces tuvo el derecho de considerarse hombre.

[GD 1.26.13] De esta manera pasaron treinta años. Y como en este plan obsceno el pueblo había aumentado a varios cientos miles de personas que la servidumbre ya no podía abarcar con la vista, esta decidió ––con el consentimiento indiferente de Hanoc, su dios inerte–– que había que construir diez ciudades nuevas, a las que dieron los nombres de los diez soberanos:

[GD 1.26.15] Cada una de estas ciudades fue construida conforme al modelo de la ciudad de Hanoc; de modo que en su centro había un gran castillo idéntico a aquel de Hanoc pero rodeado de una muralla y un foso –– y esto teniendo en cuenta que los hombres en aquellos tiempos aún no tenían palas ni azadas o zapapicos; de modo que tenían que hacer todo con las manos parecido a los campañoles... Sin hablar de los malos tratos que sufrían...

[GD 1.27.1] Una vez que las diez ciudades estuvieron terminadas, los diez soberanos se presentaron a Hanoc y le dijeron: «Hanoc, ¡gran dios de todo poder y toda fuerza! (Nota bene: ...una fuerza que, en realidad, no fue sino ratería, sensualidad, engaño, toda clase de maldad, frialdad, engendro de la serpiente, brutalidad, mentira, lisonja y sacrilegio de toda clase...) Ve, tu pueblo guiado por tu justicia sabia insondable e ilimitada se ha vuelto muy grande y se ha extendido en todo este gran país de tu magnificencia divina, de modo que ya no se puede abarcarlo con la vista desde tu residencia... y si lo perdiéramos de vista, harían lo que les diera la gana. Incluso cabe dentro de lo posible que se despisten hasta tal extremo que vuelvan a evocar y adorar al antiguo Dios de Caín, a pesar de que tú ahora eres el único al que corresponde toda adoración... y que a este antiguo Dios se le pudiera ocurrir atender a uno de ellos y proveerle con un poder invencible... y este pudiera reunir mucho pueblo para luego atacarte y finalmente acabar con todos nosotros.

[GD 1.27.4] «Oh dios, sumamente justo, ¡considera lo que es posible y lo que no! Porque si sólo a uno de ellos le matáramos a palos, ¡en seguida todos te asaltarían y nos matarían a todos! Además, acuérdate del recipiente por encima de las estrellas del cual Caín nos habló tantas veces... y qué pasará si empezamos a cometer semejantes crueldades».

[GD 1.27.5] Con lo que Hanoc tomó una decisión: «¡Ahora oíd mi voluntad! –– ¡Que cada uno de vosotros ––mis diez siervos más fieles–– ocupe una de las diez ciudades y reine en mi nombre!... Y que haga justicia conforme a su comprensión y sancione las leyes con vigor. Pero si uno de vosotros se volviera tibio, ¡encima de él pondría aquel de vosotros que siempre fue el más fiel y aplicado! ¡Y en los frutos que aportéis os reconoceré! El primero que me traiga las ofrendas que corresponden a mi santa majestad, será el primero en recibir el elogio de la justicia, y aceptaré un tributo menos abundante como si fuera el mayor; mientras que aquellos cuyo tributo llegue más tarde, aunque sea mucho, lo consideraré como poco... porque de ello puedo evaluar su pereza... Y el último será sometido al primero para que mejore en su celo por todo lo que sea justo. Porque la justicia implacable es el único fundamento para un imperio como nosotros lo tenemos de propiedad.

[GD 1.27.8] (Nota bene: Disparates como estos y aún peores acerca de mi personalidad las tengo que oír de cientos de miles, aún hoy en día, que en su insensatez por su razonamiento lóbrego se sientan en mi Trono en el que se adoran a sí mismo... aunque ya no se llamen “dioses” porque este término les parece demasiado ordinario o ridículo, sino que se llaman “filósofos”, “sabios” y “doctores” de toda clase. Esta especie aún querrá obligarme a que Yo aprenda con ellos, si, en esta época tan ilustrada, quería ser un Dios incluso de ellos –– de los sumos sabios... Pero Yo os digo que una lombriz es más razonable que esta especie, aunque no tenga más que un solo sentido. Y os digo que estos sumos sabios pronto van a poner ojos como platos sin ver más que los campañoles dentro de la tierra y, aguzando el oído, no oirán más que un pez en el agua que no tiene voz y por lo tanto tampoco oído).

[GD 1.27.10] Cuando el dios Hanoc había terminado, despidió a los diez soberanos. Estos, aparentemente, estaban profundamente impresionados por este discurso; pero en sus corazones estaban más que contentos por la insensatez de Hanoc que, por miedo y diversas preocupaciones, de la voluntad de ellos había hecho ley severa, y creían que él realmente pensaba que era dios... Pero en este punto estaban completamente equivocados, porque íntimamente Hanoc sabía muy bien que no era dios, dado que su debilidad y su agotamiento total se lo manifestaron con toda claridad.

[GD 1.27.14] Nada más Kad terminar su discurso, Kahrak se levantó y tomó la palabra: «Hermanos, si es así, ¡entonces ya hemos ganado! Porque en lo que a mí se refiere, soy totalmente de la opinión de Kad; porque seríamos aún más insensatos que Hanoc, si nosotros que somos los más poderosos, de buenas a primeras cuidásemos de él, fomentando su sensualidad para que cohabite con nuestras mujeres más bonitas... y sólo cuando estas ya no le complacen nos las deje a nosotros, haciendo como si con esto nos concediera una gracia especial... Por esto, digo yo, ¡que las más guapas las vamos a guardar bien para nosotros! Las menos guapas las dejaremos a nuestros siervos y que el resto se vuelva propiedad de nuestros súbditos. ¡De modo que Hanoc tendrá que servirse de sus propias hijas!... Ya era hora de que experimente la vergüenza por experiencia propia, que se vuelva flaco hasta los huesos y que coma con los terneros y beba con los pájaros. ¿Acaso esto no es exactamente lo mismo que hizo con nuestros padres? –– ¿Por qué no vamos a hacer lo mismo con él? Él aún se reservó derechos que el padre Caín olvidó reservárselos, ¡con lo que tuvo que huir, a pesar de que era tanto padre de él como de nosotros! Para nosotros, sin embargo, no es más que un hermano degenerado. ¿Qué, entonces, nos puede impedir el hacerle pagar la huida de Caín? Ved, este es mi parecer que también es en favor de todos vosotros... Y yo, por mi parte, voy a hacer ante el antiguo Dios lo que a Kad le parece conveniente, sabio y eficaz».

[GD 1.27.15] Todos estuvieron de acuerdo con estas palabras, y Nohad se levantó para hablar: «Todos conocéis el cargo con el que yo, conforme a la voluntad de Hanoc, tenía que cumplir con toda fidelidad y todo esmero. Pero ¿qué he ganado en todo este tiempo? Cada uno de vosotros me contestará: “Nada, ¡absolutamente nada!”. Tenía que ayudar al gran estafador en sus estafas ––por las buenas––, volviéndome yo mismo un estafador engañado. Porque por causa de su hipocresía, yo como celador estricto de la justicia, ante el público tenía que vivir una vida más que frugal, privándome de cualquier placer. Aun así, en vez de recibir un elogio y una compensación secreta, sólo me llegaron reproches severos y amenazas de toda clase. Vosotros todos teníais más suerte y teníais muchas posibilidades para haceros la vida más agradable, lo que para mí fue imposible porque siempre estaba colocado como primer blanco ante las extravagancias de su sentido de justicia. Con lo que siempre fui yo el que tenía que velar por la ejecución minuciosa de sus increíbles caprichos detestables, y me tocaba a mí el dar a las cosas cualquier aire de justicia mediante mi propia hipocresía impuesta; con lo que al fin de cuentas siempre fui yo el verdadero estafador pero al mismo tiempo también el verdadero engañado –– y esto en tres aspectos: Primero: por parte de Hanoc por causa de la ley. Segundo: por mi mismo ante la causa del pueblo. Tercero: por parte del pueblo y todos vosotros, por culpa de Hanoc. Supongo que os he descubierto con suficiente claridad el porqué de mi frustración y de mi función ficticia. Ahora juzgad vosotros mismos si soy injusto si por gratitud por semejante “reconocimiento” me quito este triple engaño de encima y lo lanzo con toda fuerza sobre la cabeza de Hanoc, ¡porque todo esto lo voy a descubrir al pueblo! Y que él después se fije bien adónde se escapará su “divinidad”, para que pueda ir detrás de ella como un cojo detrás de un ciervo... Con lo que también yo voy a hacer lo que Kad y Kahrak nos recomendaron. De modo que la trápala de mis camellos no molestará a sus oídos ni mis tributos insultarán los ojos de él. ¡Y voy a tomar posesión de la ciudad que lleva mi nombre!».

[GD 1.27.18] ¿Quién podría contar las gotas de sangre que ––tras las sentencias de Nohad el engañado–– por mis fuertes manos han brotado de las espaldas del pobre pueblo débil que tanto como Hanoc y nosotros desciende de Caín?... y esto no por haber infringido cualquier ley o por el delito de pereza, ni tampoco por la menor causa aparentemente punible, sino como todos sabéis, únicamente por el sadismo de Hanoc o como pasatiempo para él... y esto sin hablar de los malos tratos tan brutales durante las obras de la construcción de las ciudades... De modo que me resulta inexplicable cómo estos pobres han podido sobrevivir en esta larga época de martirios. En cada ocasión en que queríamos llamarle la atención sobre ello, siempre nos nombraba la fragilidad de aquel recipiente encima de las estrellas, ¡mientras que siempre se olvidaba de aquel de debajo del suelo de la Tierra!

[GD 1.27.20] Mientras todavía éramos sus siervos, también teníamos que ser crueles para no despertar sus sospechas. Aun así, las ciudades están construidas, el pueblo está repartido, el poder es nuestro. Y también hay acuerdo acerca del nuevo reconocimiento del antiguo Dios y el sacrificio para Él. ¿Qué más necesitamos? Si el pueblo nos obedeció cuando sufrió nuestros malos tratos, tampoco se nos volverá infiel si queremos curar sus antiguas heridas mediante leyes más llevaderas. A mí me llaman “el malo”, pero aun así pregunto: Quién, en realidad es peor, ¿yo, Hanoc o la serpiente de Caín? A mí me parece que Hanoc es el maestro de toda maldad porque debe ser que la serpiente ha depositado todo su engendro en el corazón de él –– de lo contrario sería imposible el imaginarse semejantes crueldades de un hermano ante sus propios hermanos, y de sus hermanos ante los demás.

[GD 1.27.23] Acto seguido se levantó Hlad y dijo: «Hermanos, todos sabéis lo cruel que yo tenía que ser contra todos para representar la ley severa, es decir, para presentar la crueldad arbitraria de Hanoc como ley implacable y que yo a todas sus malas jugadas tenía que hacer buena cara. Aunque yo no fui aquel que daba los golpes, pero sí fui el celador que tenía que contar los azotes que Huid y sus esbirros tenían que dar, y tenía que rendir cuentas a Hanoc sobre cada golpe dado, aun teniendo que demostrarle gratitud... Nunca fui insensible aunque por apariencia tuve que serlo; y como veis, ahora quiero hacer lo contrario: voy a ser para Hanoc lo que yo tenía que ser para el pueblo –– nuestros hermanos. Para el pueblo quiero ser caluroso, pero seré un vengador frío de las iniquidades que el pueblo ha sufrido de Hanoc, vengando el pueblo en Hanoc mismo... Mi fidelidad ante él se convertirá en venganza implacable y mi aplicación hará que sea el primero de entre vosotros que convertirá sus elogios en lloros y en gritos al cielo –– un regalo para los oídos de aquellos que estaban continuamente maltratados... y con las gotas de sangre que brotará de la espalda de Hanoc se enrojecerán las mejillas pálidas del pueblo maltratado.

[GD 1.27.24] Por lo demás estoy totalmente de acuerdo con vosotros, con lo que actuaré conforme mis sentimientos que durante demasiado tiempo ya tuvieron que hacer la vista gorda ante las crueldades y los sacrilegios de Hanoc. Porque aquel que es sensible ante dolor y las penas, seguro que también tiene un sentido para hacer el bien; de esto ya me he dado cuenta en incontables ocasiones. Por eso, en adelante, ¡gobernemos haciendo el bien! Aquel que hace el mal, que expire conforme lo que ha hecho, pero todavía con indulgencia –– porque también él es hermano nuestro. Pero al obediente y bienhechor se considera diez veces más –– porque sólo de esta manera se ofrende dignamente al Dios antiguo... una ofrenda que seguramente será del agrado de Él... si volvemos a traer lo que Caín y Hanoc perdieron tan descuidadamente».

5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 Vista móvil Aviso legal