Help

jakob-lorber.cc

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 resultados 20 - 40 de 12160

[GD 1.2.12] A los funcionarios y señores del mundo diles con toda claridad: Sus cargos no son ni mucho menos de un rango más alto que los de mi Reino. Pero cada función que es contraria a la mía, dentro de poco la voy a destruir, y ¡ay de sus siervos! Porque Yo soy el Supremo; mi Ley es eterna como Yo y seguirá siéndolo como Yo. La polilla que quiere carcomer mi Ley y que de sus excrementos quiere preparar leyes de las suyas para acabar con la Mía, será aplastada por ella con todo su peso y su rigidez, y será destruida como si nunca hubiera existido. Cada uno de los que pecan contra mi Ley puede encontrar perdón –– si reconoce su falta, se arrepiente de ella y mejora, y si luego se dirige a Mí y permanece en Mí como Yo permanezco en él. Pero el que quiere socavar mi Ley, a este le aplastará y acabará con él para siempre. Todas las leyes mundanas socavan mi Mandamiento, a no ser que estén legislados en el ámbito de mi Amor por hombres que están penetrados de mi Espíritu. ¡Pero ay de los tiranos y déspotas que reinan para aprovecharse del mismo trono, del poder y de la estima!, porque su medida ya se está colmando, y no falta más que uno solo y experimentarán el poder de los débiles. El suelo es mío y el campo es mío... Esto os dice el Verdadero, el eterno Dios del Amor y de la Sabiduría, y lo comunica a través de uno al que los sabios del mundo consideran un necio... Amén. Yo, Jehová. Amén.

[GD 1.3.1] Yo soy un buen Hospedero... No se pierde ni una sola miga... Quien invierte su capital en Mí, a él le producirá grandes intereses, porque figurará registrado en mi Corazón y los intereses crecerán eternamente. Mira arriba, necio, ¡mira el cielo estrellado! ¿Quién, jamás, contó los Soles cuyo número no tiene fin –– y las Tierras, todas, que he creado y colocado alrededor de ellos? Y Yo, que soy verídico en cada una de mis palabras, te digo: Por un céntimo de tu capital doy una Tierra, y por un trago de agua fresca un Sol... En verdad, te digo: ¡El menor servicio del amor al prójimo prestado tendrá su recompensa inimaginable!

[GD 1.3.5] Y de nuevo me preguntas cómo es esto posible... Te digo que así es, porque todas mis criaturas están sujetas a mi Poder, mientras que mis hijos están sujetos a mi Amor... Mi Poder ordena y sanciona, pero mi Amor no hace sino desear e incitar a los hijos libres con toda dulzura; pero los hijos libres se tapan los oídos y no quieren ver el semblante de su Padre. Si ellos que son tan libres como Yo no quieren, entonces no les puedo ayudar... Mi Poder está sobre todo; pero mi Voluntad está sumisa a mis hijos. Que cada uno sea consciente: Yo soy vuestro Padre, pero también soy vuestro Dios y fuera de Mí no hay otro... ¿Cómo me queréis, como Padre o como Dios? Vuestros hechos me darán la respuesta decisiva...

[GD 1.4.1] Mi Gracia es un tesoro incalculable, y a quién le es dispensada, él jamás ya tendrá escasez en lo que sea, temporal y eternamente. Por esto, que cada uno procure ganársela lo antes posible, porque la concedo a todo el que la quiera tener.

[GD 1.4.4] Por esto, si alguien se apega al mundo material, el poder de la muerte lo aplastará, y como consecuencia le tocará la integración en la materia o la muerte.

[GD 1.4.7] Por esta razón a todo amor dirigido a Mí, conforme a sus dimensiones, le añado una parte adecuada de Luz –– un regalo que se llama Gracia, mediante la cual Yo mismo fluyo en cada hombre conforme a la dimensión de su amor...

[GD 1.4.9] Díselo a todos, aunque sean católicos, protestantes, judíos, turcos, budistas o paganos ciegos: En la Tierra no hay sino una sola verdadera Iglesia: El amor a Mí en mi Hijo que es el Espíritu santo en vosotros que se os comunica por mi Palabra viva... Y esta Palabra es el Hijo, y el Hijo es mi Amor que está en Mí y Yo le penetro del todo, porque somos Uno... De modo que estoy en vosotros... Y vuestra alma cuyo corazón es mi morada es la única verdadera Iglesia en la Tierra. Únicamente en ella está la Vida eterna, porque es la única verdadera dispensadora de bienaventuranza...

[GD 1.4.11] He aquí la bienaventuranza, o sea, el Reino de Dios en vosotros, o sea, la única Iglesia dispensadora de bienaventuranza en la Tierra fuera de la cual no existe la Vida eterna.

[GD 1.5.3] Se levantó un gran bramido y el Amor fue inquietado y empujado por todos lados, de modo que el Amor temblaba hasta en su interior más íntimo. El Amor estaba consciente de ello y el bramido se volvió sonido. Y en el Amor el sonido se volvió Palabra, y la Palabra dijo: “¡Hágase la Luz!”. A eso en el Corazón ardió la llama del Amor encendido, y hubo Luz en todos los espacios de la infinitud.

[GD 1.5.5] Y mira: El Amor vio todas las Magnificencias en la Divinidad (cuyo número no tiene fin) y la Divinidad vio que todo esto le llegó del Amor. Y el Amor vio sus propios Pensamientos en la Divinidad, lo que le causó una gran alegría. Entonces el Amor se encendió de nuevo y las Fuerzas de la Divinidad lo rodearon bramando. Y mira: Incluso los mismos Pensamientos del Amor fueron Amor –– y hubo un sinnúmero de ellos...

[GD 1.5.6] La Divinidad vio su Magnificencia, y el Amor sintió su Poder. Y el Amor dijo a la Divinidad: “¡Consolidemos los Pensamientos acerca de la Magnificencia y proyectémolos fuera de nosotros para que se vuelvan libres y para que nos puedan percibir y ver como nosotros los vemos y percibimos, y como los vimos y percibimos aún antes de que la Luz iluminara sus formas!”.

[GD 1.5.7] La Palabra se transmitió a la Divinidad, y la Divinidad se volvió puro Amor. Y mira: La Divinidad pronunció su primer “¡Hágase!”... Y se creó un gran ejército de Espíritus afuera de Dios –– un número sin fin... y el Amor se vio infinitamente multiplicado y vio su hermosura infinita.

[GD 1.5.10] Y otra vez el Amor dijo: “¡Hagamos que se vuelvan conscientes, para que entonces me reconozcan a Mí y a través de Mí también a Ti!”.

[GD 1.5.14] Autónomos, estaban conscientes de su gran Poder y de su Magnificencia y Majestad que resplandecía sobre todo. El mayor de los tres, par a la Luz de la Divinidad, se encendió en su avidez de apoderarse del todo lo de la Divinidad, y también se encendieron una gran parte de los Espíritus que habían surgido de él. La Divinidad, en su ira, se encendió igual que los otros dos de los tres Espíritus y arrojó a la cuadrilla malvada a la profundidad más profunda de su indignación.

[GD 1.5.27] ¡Ahora alza tu vista y percibirás los milagros del eterno Amor! Siempre ves el brillo del Sol, la luz de la Luna y el resplandor de las estrellas en sus muchas constelaciones. También ves las muy diversas formaciones en los tres reinos de la naturaleza de la Tierra; sólo que hasta ahora nadie ha averiguado ni comprendido qué es y de dónde viene el brillo del Sol. Nadie sabe de dónde viene la luz de todos los astros y cómo se explican sus distintas posiciones y fases.

[GD 1.5.30] Y ves, así las Tierras y Lunas obtuvieron su brillo y fueron repartidos entre los Soles en cantidad justa. Tras la Fuerza y el Poder de la Divinidad, el Amor les echó un vaho, y la luz en los Soles empezó a vibrar, los mares en las Tierras empezaron a ondular vehemente y los aires y vientos soplaron sobre los campos de las Tierras igual que el Espíritu de Dios sobre las aguas de la Misericordia. Las Lunas se alzaron encima de las Tierras a las cuales fueron dadas como un fruto al árbol y, como acompañantes continuos, empezaron a girar alrededor de las Tierras en órbitas muy amplias. Y donde había muchas Lunas, todas estas fueron ordenadas en órbitas fijas, como señal del amor de los hijos que miran fijamente el semblante de su Padre –– como las Lunas a sus Tierras, para que a causa de su consistencia muy delicada no sean desviadas de su órbita, lo que sería su destrucción...

[GD 1.5.31] Te digo que las Lunas no son sólidas sino son de materia muy suelta (parecida a la espuma de vuestros mares cuando está seca) y están peladas y no tienen agua. La finalidad de las Lunas es la de dar acogida a los espíritus de la materia (los que tienen una orientación totalmente material) y de poner a prueba su consistencia, y para prepararlos para el recibimiento de la Gracia.

[GD 1.5.34] De modo que así, por medio de un hálito del Amor, fue determinado el movimiento de las Tierras alrededor de sus Soles, en señal de que los hijos organicen sus actividades conforme el movimiento de las Tierras alrededor de sus Soles y de las Lunas alrededor de sus Tierras... y que los débiles sean como las Lunas, los fuertes como la Tierra, y los renacidos como el Sol. Que los débiles vean la Fuerza del Amor que nunca los abandonará si, igual que las Lunas, constantemente se orientan hacia el semblante del Amor y lo circundan en sus pequeños círculos –– y además de estos pequeños círculos, simultáneamente, la Fuerza del Amor también los lleva por el gran trayecto que la Tierra describe alrededor del Sol... Que los fuertes sean como la Tierra que, tras su propia rotación, continuamente se mantiene preparada para la recepción de la Luz y del Calor irradiados por la Gracia del Amor que ilumina y calienta por la Fuerza inherente del Amor... para que la Luz y el Calor produzcan toda clase de frutos de las obras del Amor, y los débiles puedan saciarse con ellos... Y que los renacidos de las aguas del Amor misericordioso que están en la Gracia perfecta sean como el Sol, y que su luz brille por todas partes y su calor reanime a los débiles y anime a los fuertes para que estos alimenten a los débiles, y formen una comunidad entre los hijos del mismo Padre.

[GD 1.5.35] Para que veas aún mejor por qué he preparado todo de esta manera... Observa: La Luna tiene muchas manchas oscuras, y la Tierra tiene polos fríos pero fijos; tiene montañas altas y valles profundos, tiene fuentes, ríos y mares pequeños y grandes. También el Sol tiene manchas, pequeñas y grandes. Y mira, todo esto son efectos surtidos por el Amor y la Gracia, o sea, del Calor y de la Luz correspondientes –– todo son manifestaciones del eterno Amor y del Poder de la Divinidad. Por esto compara a los débiles con la Luna: ¡cómo se parecen! Y la naturaleza de la Luna te será manifiesta... Ahora observa a los fuertes en todo lo que hacen, y verás la Tierra manifiesta delante de ti... Desde un polo al otro tiene que haber un sosiego preciso del espíritu dentro del amor al Amor, para que todo lo que envuelve al espíritu pueda actuar dentro de un orden preciso y de esta manera ser activo para el objetivo común: la conservación eterna. Porque ves, todo depende del sosiego; y sin él no se consigue nada. Y quien no es como los polos de la Tierra, él no penetra su interior profundo como la línea recta entre los polos penetra el centro de la Tierra. Y vuestro amor tiene que ser frío como el hielo de los polos, para que seáis aptos para absorber todo el Calor del Amor divino. Porque mira, todo lo que es caliente no se presta bien para recibir el Calor; pero aquello que dentro de su sosiego está frío, es capaz de admitir el Calor y conducirlo a todas partes del ámbito de la Vida. Pero aquel que recibe el Calor que es el Amor de Dios y lo acumula, él es un avaro y se disolverá como el hielo cerca del fuego. Sólo aquel que recibe el Calor como los polos y lo conduce inmediatamente a todos los que estén en su ámbito cercano y lejano, con él el Amor divino está en buen lugar y corresponde perfectamente a la Voluntad del gran y santo Dador.

[GD 1.5.36] Este amor producirá mucho fruto y se alzará a la Luz de la Gracia, y divisará continuamente las profundidades insondables de la Divinidad –– igual que los polos de la Tierra que continuamente miran hacia los espacios infinitos de las Creaciones del Amor de Dios, y que con su visión sutil absorben ansiosamente las radiaciones suaves de los espacios en los que hay una infinitud de seres de la Misericordia que en ellos toman su curso, cada uno conforme a su especie... Los polos que en su amor para con Amor absorben estas radiaciones, se encienden por encanto y delicias y producen luz, semejante a un Sol y a la aurora boreal.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Vista móvil Aviso legal