Help

jakob-lorber.cc

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 resultados 60 - 80 de 12160

[GD 1.10.3] Grabé la Ley en tu corazón, tal como también tú debes grabarla en el corazón de Eva; y, como señal que siempre os advertirá de los juicios de Dios como consecuencia de vuestro pecado, para vosotros y todos los que os seguirán, voy a hacer que aquí y allá se formen volcanes que ––hasta el fin de los tiempos–– de vez en cuando vomiten fuego... y os dejaré en herencia el rayo que os recordará a la devastación en aquellos tiempos... y os dejaré el trueno que sigue al rayo, para que os recuerde el nombre del Dios todopoderoso, en caso de que alguna vez os olvidéis de él...

[GD 1.10.11] Y los espíritus que surgieron del seno de la Santidad del Padre descenderán a la Tierra y, allí encarnados, anunciarán a vuestros descendientes la gran época y las circunstancias de la Venida de Aquel que ahora está delante de vosotros, al que ahora todavía podéis ver y oír, pero en adelante ya no... Sólo a la hora de su Venida prometida volveréis a verle, conforme a la promesa del Padre santo que Yo os transmito por ser eterno Amor en Él.

[GD 1.10.16] Desde lo Alto os mandaré un espíritu puro como mensajero con una espada llameante en la mano, para que os muestre toda la Tierra de un lado a otro. Él os llamará la atención sobre las absurdidades del mundo, pero también os castigará en caso de que os apartéis de mis caminos.

[GD 1.11.7] Pero enseguida se presentó el ángel ante la pareja atemorizada y, con semblante amigable, dijo en voz clara:

[GD 1.11.9] Os digo que este fruto ya no consta como pecado para vosotros; pero aun así sigue siendo la consecuencia de la triple desobediencia ante Dios, y es la señal de la muerte de vuestra carne que habéis provocado por vuestra avidez en vuestro egoísmo carnal. No debéis desentenderos de este fruto, sino conforme a la Voluntad de lo Alto lo debéis mantener como testimonio sobre vosotros mismos y para vuestra humillación, para que siempre seáis conscientes de que a través de vosotros se introdujo el pecado y a través del pecado se introdujo la muerte en el mundo... Y al fruto mismo lo llamaréis Caín, lo que significa “el que trae la muerte”».

[GD 1.11.12] Y así pasaron por toda la Tierra, de manera ejemplar, para inspeccionar todos los lugares y para preparar viviendas y campos para sus futuros descendientes, mediante el Poder y la Fuerza que les habían sido concedidos por el Amor y la gran Gracia de la Misericordia.

[GD 1.11.14] Adán estaba sorprendido por el Poder inherente a él y estaba consciente de la Fuerza que el eterno Amor le había otorgado. Por esto estaba sobremanera contento ante semejante Gracia de lo Alto y dijo a Eva:

[GD 1.11.20] Hablaste a las montañas y los mares, y te respondieron... Dirigiste tu voz al interior de la Tierra y no te faltó la respuesta... Dirigiste tus palabras a los árboles, los arbustos y las plantas, y todos te comunicaron su nombre y su utilidad... Del mismo modo también todos los animales a los que te dirigiste con tu voz propia a ti, te respondieron todos en su manera audible, indicándote hasta qué punto han sido destinados para servirte incondicionalmente... Y los vientos te enseñaron cómo puedes servirte de ellos, conforme a tu voluntad... Y también Eva lo entendió todo.

[GD 1.11.21] Ahora, Adán, sé consciente de que todo esto no es una dádiva como tu vida y como la de la misma Eva, sino de la gran Gracia del Amor que te lo dio como regalo... un regalo que solamente mantendrás mientras conforme a la Voluntad del Padre santo hagas uso sabio de ello... Pero si ante el semblante de Jehová no mantienes tu mente totalmente pura, una tras otra de estas Gracias se disipará del ámbito de tu gran Poder. Por lo tanto sé sabio como lo es el Padre santo más allá de toda Creación.

[GD 1.11.25] Adán y Eva, ¡fijaos en mis palabras!... El fruto vivo al que tú, Eva, darás a luz, lo llamaréis Abel, o sea, “el hijo de la Bendición”. Por esto habrás de consagrarle siempre al Señor de la Magnificencia. Él será un primer precursor de Aquel que en el tiempo de los tiempos vendrá desde lo Alto, del Seno del Poder y de la Fuerza de la Santidad de Dios.

[GD 1.11.29] Y ve, escribiente ciego de mi nueva Palabra viva en ti como también en todos vosotros... ve y observa a Adán, como él en el paraíso fue un hombre perfecto –– menos en algo muy preciso... Ve, ¡las facultades con las que estaba dotado –– un señor perfecto de la Tierra!... Pero todas estas perfecciones suyas no fueron sino un regalo Mío, y los conservó hasta el día en que por una sola vez se olvidó de Mí –– dado que el ángel ya no le resultaba visible...

[GD 1.11.31] Pero, ¿dónde está vuestro amor el que os “compré” tan caro y que quisiera considerar eternamente “Mío”? Oh, ¡cuánta escasez de él hay en la Tierra! Con lo suave que resulta, ¡y vosotros no lo queréis!... ¡Él es tan liviano y suave, y vosotros no lo queréis y tampoco lo buscáis a pesar de que os espera, y despreciáis en gran precio dentro de él!

[GD 1.12.1] ¡Oh, hijos de Adán! ¿Por qué no preferís volveros hijos Míos? ¡El trabajo que os cuesta el ganaros el pan de Adán con el sudor de vuestra frente!... un pan que, además, está empapado del veneno de la serpiente... un pan que al consumirlo en vuestra irreflexión os traerá la muerte física y la eterna...

[GD 1.12.2] Pero mi Pan fue untado con la miel de mi Amor y está empapado con la leche de la Vida eternamente libre surgida de Mí... y lo podéis tomar en toda abundancia sin que jamás os pueda causar el menor daño... Al contrario, ¡os fortificará y os dotará con todo mi Poder y mi Fuerza, eternamente e incluso ya durante vuestra vida temporal! Sólo hace falta que lo aceptéis... Ved, después de mi acción más sublime que es la gran Obra de la Redención para vosotros, este mi Pan resultaba todavía muy caro. Y los hombres no lo consiguieron sino en cantidades muy pequeñas, “pagándolo” con su propia sangre e incluso con su vida... Entonces este mi Pan sabía amargo a los que se lo procuraron, porque aún no estaba untado con la miel de mi Amor ni empapado con la leche de la Vida libre... porque a los “compradores” tristes la miel y la leche sólo les fueron añadido después, copiosamente, en el reino de los espíritus. Pero aun así había “compradores” en gran número...

[GD 1.12.3] Sin embargo ahora, que lo doy con miel y leche totalmente gratuito a cada uno que lo pida –– sólo por la pequeña recompensa de su amor, ve, ahora lo desprecian junto con el gran Dador que está tan lleno de Amor para con vosotros todos...

[GD 1.12.5] Pero a pesar de la Gracia inconmensurable que el descenso a la Tierra de esta mi gran Ciudad significa para todos mis hijos, todavía aplastará con sus fuertes murallas a todos los ciegos y a todos los sordos, porque va a cubrir toda la superficie de la Tierra... Y aquel que no la vea llegar ni oiga su zumbido por los aires puros de la Tierra, él jamás ya encontrará un lugar en el planeta donde ocultarse y escaparse del peso de ella...

[GD 1.13.2] Hubo un día en el que el eterno Amor mismo habló a Adán en su corazón ––y después el ángel se lo repitió frecuentemente–– que le estaba mandado respetar un día de descanso para la conmemoración de las grandes obras del Amor misericordioso y para la contemplación reverente de la inconmensurable Santidad de Dios, el buen Padre. Y ahora ve lo que pasó: Ocurrió en tal día del Señor que Adán, solo, dio un paseo por un paisaje para admirar la belleza de su panorama. Y el mundo le fascinó de tal manera que, absorto en sus pensamientos, se olvidó del todo de Dios.

[GD 1.13.3] De esta manera absorto, llegó a la orilla de un río caudaloso de nombre “Eheura”, es decir, “¡respeta el día de Jehová!”... porque así lo zumbó el río... Pero Adán absorto en sus pensamientos mundanos no se enteró de esta advertencia ni comprendió el sentido del zumbido del oleaje.

[GD 1.13.8] En la ceguera de sus pensamientos mundanos Adán hizo caso a lo que el vegetal serpenteante le propuso en su olvido del día del Señor; tomó algunas moras y las probó. Como le parecían muy dulces, se alegró de haber dado con ellas. Por esto se lo tomó a mal con el ángel que nunca le había mostrado esta planta con estas frutas tan sabrosas.

[GD 1.13.10] Eva y Caín salieron a su encuentro, porque eran los únicos que durante todo el día se habían preocupado por él, dado que no sabían a dónde se había dirigido. Todos los demás lo sabían pero, siendo el día del Señor, no se preocuparon por él –– el padre de su cuerpo... Porque eran hijos de la Bendición que en tal día estaban profundamente absortos en sus pensamientos en Dios y su eterno Amor. Eva y Caín le libraron de su carga y Adán les contó la historia de este nuevo descubrimiento. Eva se alegró mucho y, con la ayuda de Caín, prensó las frutas conforme Adán les dijo.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Vista móvil Aviso legal