Help

jakob-lorber.cc

10 resultados

[ABG 1.1] Abgaro de Edessa a Jesús, el buen Salvador, que ha aparecido en la región de Jerusalén, ¡Salve!.

[ABG 1.11] Poco tiempo después que Abgaro hubo recibido esta celestial respuesta, sucedió que el primogénito, príncipe heredero de este rey, cayó en una fiebre mortal que los médicos de Edessa dijeron que era incurable. Esto llevó al desdichado Abgaro casi a la desesperación. En su grandísima aflicción escribió nuevamente al buen Salvador.

[ABG 2.1] Abgaro, miserable soberano de Edessa, a Jesús, el buen Salvador que ha aparecido en la región de Jerusalén, ¡Salud y honor divino!.

[ABG 2.4] Escrita en mi ciudad de Edessa, enviada por el mismo fiel mensajero.

[ABG 3.1] Abgaro, pequeño príncipe de Edessa, a Jesús el Salvador que apareció en la región de Jerusalén, ¡Eternamente toda alabanza!.

[ABG 4.1] Abgaro, un pequeño príncipe de Edessa, a Jesús, el buen Salvador de toda salvación, que ha aparecido en los alrededores de Jerusalén, y que es ahora perseguido de una punta a otra del país por los necios y ciegos judíos que no reconocen la Luz Santa Original, el Sol de los soles en medio de ellos.

[ABG 5.1] Abgaro, un pequeño príncipe de Edessa, a Jesús el buen Salvador que apareció en la tierra de los judíos en los alrededores de Jerusalén, como la Luz original y la eterna fuerza de la creación que renueva todo: el cielo, los mundos y los seres, y pese a ello, no es reconocido por los primeros llamados, pero si por aquellos que languidecían ya después de milenios en las tinieblas. ¡A Él toda salud, de parte nuestra, los hijos de la noche!.

[ABG 6.1] Abgaro, pequeño príncipe de Edessa, a Jesús, el buen Salvador, ¡toda salud a Aquél que ha aparecido en la región de Jerusalén como salvación para todos los pueblos con buen corazón y la buena voluntad de poner en práctica Su Palabra!.

[ABG 6.5] Promulgué enseguida una orden severa: que nadie utilizara el agua en todo el país, hasta que yo lo autorizase nuevo. Todos mis ciudadanos, durante ese tiempo, debían venir a mi casa en Edessa, donde recibirían vino y agua que, para tal fin, hice traer expresamente desde bastante lejos en grandes embarcaciones.

[ABG 7.1] Abgaro, un pequeño príncipe de Edessa, a Jesús, el buen Salvador, ¡Toda salvación a aquél que apareció en los alrededores de Jerusalén, una salvación para todos los pueblos, un Señor y un Rey ungido desde la Eternidad, Dios de las criaturas todas, de todos los hombres y de todas las divinidades, buenas y malas!.

Vista móvil Aviso legal