Help

jakob-lorber.cc

Capítulo 113 El Gran Evangelio de Juan, Libro 5

4. Así también causaría un resultado muy malo si Yo, en el gran Orden general de la Creación, admitiese a criaturas humanas de otros mundos para la formación de los muy propios niños de mi Corazón. Verdad es que de vez en cuando es posible conceder tal permiso, ¡pero para esto hacen falta grandes purificaciones, precauciones y preparativos! A tal Gracia llegan ante todo las almas de este Sol o los arcángeles primarios a los que incumbe el deber de dominar, guiar y organizar los cúmulos cósmicos globulares, y también él de mantenerlos orientados en el mejor Orden. Pero con lo enormemente grandes que estos aspirantes a hacerse niños Míos sean en todo, a pesar de esto tendrán que conformarse de ser tan pequeños como Yo aquí, y deben soportar toda clase de humillaciones…

Capítulo 113 Vista móvil Aviso legal